Debate “Filosofía en la calle”

Durante el II Encuentro de Creadores se llevó a cabo el debate “Filosofía en la calle”. Para el debate, la compañera que lo moderó, preparó un texto que os adjuntamos a continuación:

Filosofía en la calle

¿Por qué filosofía en la calle? Una respuesta inmediata sería que si logramos sacarla de las aulas estamos ejercitando la democracia participativa. Vamos a verlo enseguida:

Por esa democracia participativa luchamos en el 15M a la manera de la Grecia clásica cuando los ciudadanos se reunían en la plaza para dar sus opiniones sobre lo que les rodeaba, sobre “lo que hay” es decir, sobre “la cosa pública” Tales opiniones, lejos de ser gratuitas, eran el resultado de largas meditaciones en común con un indudable sentido de tanteo y, por consiguiente, se requería un esfuerzo notable antes de formular ideas redondas.

En la actualidad la tarea del filósofo consiste en recoger y ordenar las interpretaciones de aquellas meditaciones primeras, con lo cual el filósofo se ha convertido en un profesor. Camus se planteó este tránsito del ágora, abierta a todos, al aula, para unos cuantos, o el paso de la filosofía al ámbito institucional custodiada por la Iglesia Católica que contribuyó en occidente a su ejercicio limitado y elitista.

Que nosotros, todos juntos, nos animemos a levantar la voz en la plaza ante la estafa que venimos sufriendo por parte del poder económico representado por nuestros políticos, que lleva a nuestro hijos al paro, que desahucia familias en riesgo de exclusión social, que saca pingües beneficios del trapicheo alimenticio del tercer mundo, la ruina del medioambiente u otros tantos atropellos jamás elegidos por nosotros, no es nuevo: se hacía de la misma manera hace veinticinco siglos. Así es la democracia participativa, servir de contrapunto al capitalismo, ejercer presión sobre el Parlamento. Los debates en nuestras asambleas son pensamiento activo, clarifican criterios y eso es hacer filosofía. Porque filosofar no es aprender historia de la filosofía simplemente, no sólo consiste en saber paso a paso qué dijeron los filósofos anteriores, sino también generar criterios independientes, aprender a pensar lo nuevo, a ser capaces de sacar a la luz la creatividad que todos llevamos dentro. En definitiva a reinventar la democracia, que no es un concepto cerrado e inamovible, sino que está viva, en continuo movimiento. Democracia, esta nuestra de los Estados neoliberales, maltratada y mal representada por bipartidismos ineficaces e inmovilistas que representan a unos pocos: a la banca y a las grandes empresas, cómplices de la artillería pesada con la que atacan eso que tanto ha costado conseguir, eso que llamamos “Estado del bienestar”

Hablar de esto aquí, en la plaza, haciendo corro, participando conocidos y no conocidos juntos y  sin miedo. Esto amigos es filosofar remedando a los clásicos. No disponemos, en tanto sujeto social, de elementos dados: pasamos por aquí y de repente hay un corro en el que se debate y en el que nos invitan a participar sin recurrir a conceptos permanentes y estáticos. Simplemente señalaremos las grietas y las fisuras del sistema, buscaremos alternativas. Foucault quizá lo llamaría nihilismo activo o lo que es lo mismo ubicarse contra un desorden constituyente monstruoso que el liberalismo, aliado con el capitalismo depredador, denomina “el orden establecido”

Para terminar una frase de Maquiavelo: “El que engaña encontrará siempre quien se deje engañar.”

Y nuestro mejor eslogan: QUE NO, QUE NO NOS REPRESENTAN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s